reflexiones tras la lectura del libro "Bye Bye Spain" de Jose Luis Sáenz-Messia




En una sociedad habituada al constante consumo y plagada de necesidades artificialmente creadas, la vida se volvió de pronto difícil e incómoda y la ciudad inhóspita y amenazadora. Para colmo de desdichas aquellas tropas y aquellos tanques, o lo que fueran, y todos esos disparos...
Pronto comenzaron a arder algunos edificios, no se sabe si como consecuencia de explosiones, bombas o cócteles molotov, o simplemente de incendios intencionados. Los resplandores rojizos y el humo se añadieron a la caótica situación, y al poco la ciudad empezó a recordar siniestramente a los inicios del bombardeo de Sarajevo. Nadie se atrevía a salir a la calle, por miedo a verse involucrado en cualquier refriega...

Acabo de terminar de leer el libro Bye Bye Spain de Jose Luis Sáenz-Messia, por recomendación de un amigo. Creo que las metáforas o más concretamente, una distopía con forma de ensayo es un buen material para hacer pensar al lector y reflexionar sobre un tema. Me ha parecido un libro interesante que nos pone en situación de una posible deriva de los desafíos independentistas contra el estado-nación de España, mezclado con algún ingrediente épico como la anexión de Melilla a Marruecos. 

Parece un ensayo de una agencia de inteligencia escrito para todos los públicos, con final feliz como en las películas de Hollywood,  y con un toque berlanquiano cuando termina narrando como los artífices de las declaraciones de independencia terminan en la cárcel de Soto del Real, donde están encarcelados algunos de los que han sido los más altos dirigentes del estado contra el que atentaban. Un estado que se erige como intocable, con un ejército que mantiene la ley y el orden, y con una moraleja de destrucción económica y pérdida de tiempo.

Pero una agencia de inteligencia crearía más escenarios y les asignaría una probabilidad. Desde mi punto de vista, el nacionalismo independentista no es más que una manifestación de un modelo que no funciona, simplificando la posible solución. Pienso que la descentralización del estado se producirá cuando la crisis medioambiental y de recursos ahonde, hasta un punto en que la estructura de estado-nación que conocemos desde el siglo XIX desaparezca completamente.




No hay comentarios: