sobre la cultura de la adhesión en las redes sociales


En los últimos tiempos, si intentas debatir sobre algún tema en un grupo consolidado (un grupo con muchos miembros y en teoría mucha deliberación) en la red y tienes una opinión distinta, surgen los pajilleros de la indignación. Hoy leía una entrada sobre postcensura y el pensamiento grupal, de la que adjunto algunos fragmentos. El ejemplo típico puede ser debatir sobre libre mercado o del fallo del estado.

"La expresión 'pajilleros de la indignación' da nombre a “aquellos que cada mañana buscan en las redes con qué indignarse de modo rápido, como quien busca excitación exprés en páginas porno”. Forman parte de un entorno en el que la censura es creciente, solo que ahora la realizan tus pares y los grupos. Esta nueva censura es eficaz porque acaba interiorizándose. Al anticipar una respuesta hostil, genera un efecto de autocensura: mejor callarse que recibir golpes. La vida social se divide en grupos, cada uno de ellos organizado en creencias ciegas que no admiten puntualizaciones.

Se denominó pensamiento grupal y consiste en adoptar los puntos de vista de los compañeros y de los superiores sin cuestionarlos, simplemente porque son las creencias que todos comparten. En estos entornos, el cuestionamiento está mal visto y es peor todavía si resulta fundado. Se conforma así una serie de creencias que se perciben como incuestionables, un conjunto de axiomas que dan forma al colectivo y a sus decisiones y que solo están un escalón por debajo de la verdad absoluta.
Cuando esto ocurre, el camino para el pajillero de la indignación está abonado. Este tipo de gente es más activa cuanta menos razón tiene, cuanto menos se cuestiona sus convicciones, cuanto menos es capaz de utilizar y entender razonamientos lógicos, de mantener una conversación basada en argumentos y de poner a prueba las ideas para ver hasta dónde resiste su coherencia.
La mayoría de la gente no se atreve a pensar por sí misma, sino que hace lo que hacen todos los demás porque es la mejor manera de sobrevivir. De ese modo, el 'groupthink', es decir, el borreguismo, impregna nuestra vida, lo que lleva inevitablemente a que haya mucha más ineficiencia en nuestra cotidianeidad y mucha más agresividad."


No hay comentarios: