algunas ideas sobre decrecimiento, por Serge Latouche


  • Una sociedad de crecimiento sin crecimiento lleva al paro y la falta de financiación para aquellas cosas que proporcionan un mínimo de bienestar como son la cultura, el medioambiente o la sanidad. Es como un ciclista que no pedalea.
  • El sistema ha vivido una época de crecimiento ficticio basado en la especulación. 
  • La felicidad y el Producto Interior Bruto (PIB) son términos reñidos.
  • El sistema no hace que las personas sean felices. Las sociedades desiguales no generan felicidad, ya que ni siquiera los ricos son felices en sociedades desiguales. En los países más felices no se producen muchos coches, pero sí alegría de vivir.
  • La idea de crecimiento como la de desarrollo sostenible es una falacia, ya que ve imposible producir, consumir, explotar los recursos y contaminar de manera ilimitada. 
  • El sistema está engrasado por la triada infernal: la publicidad, los bancos y la obsolescencia programada. Una sociedad así no es sostenible ni deseable.
  • La única posibilidad que tiene la humanidad de sobrevivir ante el colapso que viene es el decrecimiento basado en la frugalidad y la autolimitación.
  • Sería una revolución basada en el círculo virtuoso de las ocho erres: reevaluar, reconceptualizar, reestructurar, reubicar, redistribuir, reducir, reutilizar y reciclar.
  • Debemos ser buenos jardineros, recuperar el sentido de los límites y de nuestra relación con el medio ambiente para ver que hay riqueza más allá de la económica. 
  • Se trata de revisar el concepto de escasez. La naturaleza no es escasa, sino fecunda, pero se vuelve escasa cuando, por ejemplo, creamos organismos modificados genéticamente que no se pueden regenerar.
  • Todo el mundo querría que el mundo fuera menos bárbaro, pero no tenemos el valor de cambiar el rumbo. La gente, manipulada por la publicidad y la propaganda, no quiere cambiar sus hábitos.



No hay comentarios: