sobre el colapso


El colapso es un proceso natural en todas las civilizaciones que puede resumirse como una disminución progresiva de la complejidad en la estructura social de una civilización, como consecuencia de una inversión de energía insuficiente para mantenerla. El colapso puede aparecer tras diversos motivos, ya sean económicos, ecológicos, catástrofes ambientales, pero en sociedades complejas que pueden controlar con cierta eficacia la naturaleza, como es el caso de la nuestra, los motivos son mayoritariamente energéticos. 

Cuando una civilización colapsa, el sistema adopta una configuración más simple, pasa de un estado de baja entropía (alta energía potencial) con estructuras sociales complejas y urbes masivas hacia una situación de alta entropía (menor energía potencial) con pequeños núcleos de población desorganizados y generalistas.

Para las sociedades humanas la mejor manera de continuar con el crecimiento económico y poder vencer los efectos de la producción marginal es encontrar nuevas fuentes de recursos energéticos o innovarse tecnológicamente para volver a iniciar una curva de rendimientos nueva, pero siempre el fantasma de los rendimientos decrecientes estará acechando con la amenaza del colapso.

Actualmente nos hallamos en medio de un modelo social de complejidad creciente, con una evolución tecnológica limitada, una dependencia cada vez mayor de unas fuentes de energía no renovables, y una expansión territorial denominada globalización, basada en un sistema económico y financiero que genera problemas sociales y ambientales graves. El problema del colapso de un sistema tan globalizado como el actual es que la catástrofe podría tener unos efectos tan amplios como nunca la historia de la humanidad haya conocido jamás.

Fragmento de la entrada El colapso termodinámico del blog O3zono




No hay comentarios: