autoproducción como la génesis de un nuevo sistema productivo



La era de la sociedad industrial está terminando. El mundo he entrado en una fase de metamorfosis completa. Preciden algunos que la tecnología y las máquinas nos van a resolver el futuro, aunque a la vez los científicos nos hablan de colapso medioambiental. El nuevo sistema productivo tendrá que conjugar dos variables esenciales: la sociedad digital como tecnología disruptiva del modelo económico y social, y, la necesidad de volver a ser orgánicos como única estrategia posible ante un colapso más que probable.

Utilizando estos dos pilares como cimientos del cambio obtenemos algunas ventajas:
  • Simplificación del problema como única fórmula para ser efectivos provocando el cambio 
  • Estrategia accesible para cualquiera, familias, empresas y estados 
  • Permite el cambio desde lo pequeño, evitando el desastre si no se produce desde arriba 
  • Proporciona resultados inmediatos 

La vuelta de la autoproducción en los tiempos de la sociedad red

La producción es la actividad económica que aporta valor agregado por creación y suministro de bienes y servicios. La autoproducción es el proceso de producir cualquier producto o servicio realizado por iniciativa y bajo el control directo de sus propios usuarios sea de manera individual, familiar, comunitaria o colectiva y organizada.

Hasta el desarrollo de la sociedad industrial, buena parte de la producción del ser humano estaba basada en sociedades con un alto grado de autoproducción, sobre todo en lo que a necesidades básicas se refiere (vivienda, energía, agua, alimentos).

En estos momentos, desde nuestro punto de vista, la autoproducción vuelve a tener sentido como estrategia para generar cambios para solucionar los graves problemas existentes, que por simplificarlos, también los centramos en dos:
  • El desempleo o la precariedad de una parte importante de la sociedad 
  • El problema medio ambiental 
Aunque la sociedad industrialista superespecializada nos ha llevado a perder casi todo el conocimiento que tiene que ver con la autoproducción, el desarrollo de la sociedad digital ha hecho resurgir la idea de la autosuficiencia. Por un lado, la sociedad red ha organizado para todo el mundo un vasto conocimiento, suficiente para permitir autoproducir practicamente cualquier cosa. Por otro, la cultura digital se apoya en la autoproducción, ya que uno de los principales cambios del internet 2.0 fue que convirtió en productores de contenido a todos los usuarios. 

Autoproducción como trabajo, aunque no empleo

El trabajo se puede definir como el esfuerzo humano para la producción de riqueza. Según la doctrina clásica, es, con la tierra y el capital, uno de los factores de la producción, en estos momentos también en proceso de cambio sustancial. En la sociedad industrial uno de los factores determinantes en la creación de riqueza ha sido el principio de división del trabajo que permite un aumento de la productividad mediante la racionalización en la distribución de las tareas (taylorismo).

Emplear es un verbo que hace referencia al hecho de mantener ocupado a un individuo (ya sea, solicitándole un servicio o contratándolo para una determinada función remunerada). Puede entenderse como la acción y el efecto de generar trabajo, ofreciendo puestos laborales.

Durante cientos o miles de años, la forma que vinculó a personas a través del trabajo fue la esclavitud. Se trataba de una situación asociada a la propiedad, donde el trabajador era un esclavo que se había convertido en propiedad de alguien, su amo. El propietario podía utilizar al esclavo o venderlo de acuerdo a su voluntad y, por supuesto, apropiarse del fruto de su trabajo. Al comenzar el siglo XIX, la esclavitud perdió fuerza en un marco signado por el avance del sindicalismo y de la democracia.

En la actualidad, la forma de empleo más extendida a nivel mundial es el trabajo asalariado (en relación de dependencia). El empleado o trabajador establece un contrato con su empleador, en el que se fija el valor por el cual se venderá la fuerza de trabajo y las condiciones en que será prestado el empleo, normalmente basado en los conocimientos y experiencia del trabajador. El precio del trabajo se conoce como salario o remuneración.

En un sentido amplio, el término empleo se utiliza como antónimo de desempleo y designa todo trabajo por el cual se genera un ingreso. Es decir que incluye además del trabajo asalariado, trabajo autónomo y en general el realizado por la población ocupada, es decir por la parte de la población activa que efectivamente está trabajando para obtener un beneficio económico. El empleo se asocia inevitablemente a una pieza esencial en la sociedad industrial, tanto desde el punto de vista de la estandarización de la relación entre el capital y trabajo, como de la fiscalización del estado para mantener la sociedad del bienestar.


La autoproducción es trabajo, pero en la mayor parte de los casos no implica empleo. La autoproduccion ocupa un espacio que el sistema industrialista destinaba a las empresas (p.e.: autoproducción de energía). La emergencia de este método de producción no especializado y a tiempo parcial, está provocando una estrategia reguladora y prohibicinista (p.e. los intentos reguladores sobre la economía colaborativa) por parte del mundo corporativo que encuentra su mejor aliado a unos estados que las necesitan para sobrevivir. 

El papel de la autoproducción en el nuevo sistema productivo emergente

Ya no está claro que para trabajar haya que ser empleado. La sociedad red permite trabajar en multiples entornos sin ser necesario tener un empleo, convirtiendo en líquido, en permanente evolución el concepto de trabajo. El conocimiento se ha convertido en ubicuo, gratuito y disponible para cualquiera. La experiencia reside en la capacidad de establecer procesos colaborativos entre pares

Cuentan en red que en la generación de nuestros padres una persona tenía un trabajo para toda la vida; en la nuestra (cuarentones), tendremos siete trabajos de media durante nuestra vida profesional; y que nuestros hijos tendrán siete trabajos al día, parte de los cuales o todos estarán basados en la idea de la autoproducción.

Hoy en día muchos ya tenemos varios trabajos al día, porque producimos parte de nuestros alimentos, gestionamos de forma dinámica nuestras necesidades energéticas y de agua, practicamos cada día más el DIY, comerciamos en entornos de economía colaborativa o generamos contenidos para las redes, actividades que producen un beneficio económico, aunque no entrarían dentro de la definicion de empleo. 

Podemos considerar entonces la autoproducción como una génesis de un nuevo sistema productivo. Un modelo que podemos llegar a intuir, aunque todavía repleto de incertidumbres y retos que resolver. El posible desarrollo puede ser vertiginoso e impredecible, igual que la incipiente sociedad red con la que se encuentra intimamente ligada. 

Funcionar con los nuevos códigos no es sencillo, implica una reinvención casi total mientras intentas adaptarte y sobrevivir en el nuevo entorno sufriendo los efectos de la detonación del modelo industrialista. Fuimos programados dentro de la sociedad industrial para buscar la estabilidad en el empleo, algo que vendría asegurado por una buena formación especializada lo que nos proporcionaría seguridad para nuestras familias. Un estado protector nos mantendría la estabilidad si algo fallaba. Por esta razón, casi todos las protestas sociales intentan buscar la solución en el estado, sin entender que ya nunca volverá a ser el "solucionador" de nada, ya que es una de las primeras victimas del cambio de civilización que estamos viviendo, obligándole a reconvirtirse en un concepto muy distinto, como podría ser lo que algunos autores llaman Estado red.



Nuestra visión de la autoproducción

Hay una manera diferente de organizar la producción, combinando el saber antiguo y la tecnología (ese factor que muchos autores consideran el cuarto factor productivo), creando un estrategia de cambio de abajo arriba, tratando de "acaparar" para una comunidad la mayor parte de la plusvalía posible. La autoproducción se convierte en la estrategia más eficiente para luchar contra las crisis, desde el punto de vista económico, de calidad de vida y de impacto medioambiental. La clave de este modo de producción es la gestión del conocimiento.

Autoproducción y crisis energética

Una de las manifestaciones más evidentes del colapso del sistema industrialista es todo lo que tiene que ver con la energía y los recursos. Un modelo de crecimiento basado en hipótesis insostenibles como que los recursos son infinitos invalidan el modelo al completo y lo condenan un final ya más o menos cercano.

Un nuevo sistema productivo basado en un consumo racional de los recursos tiene que partir de la concienciación de la población sobre que podemos permitirnos y que no. Para ello no existe estrategia más efectiva que desconectarse del "chorro gordo" que nos proporcionan las empresas energéticas. 

Sobre este punto, otro aspecto relevante es como conseguir resiliencia en un mundo de escasez y la precariedad creciente. 

Autoproducción y crisis ecológica

El actual consumo de biodiversidad puede llevar a la extinción de la especie humana, según relatan informes recientes de instituciones como la NASA o la ONU. Revolver este problema es vital. Solo existe un camino posible que es volver a ser orgánicos, algo que será complejo, por la inercia del sistema y por el grado actual de deterioro del medio ambiente, lo cual no es escusa para no actuar.

Hablando de huella ecológica, una de las estrategias medioambientalistas más eficaces es la localización de la economía, para lo que no existe nada más contundente que la autoproducción. Globalización virtual, localización física.

Todo lo que podamos producir a nivel local, deberíamos de hacerlo, tanto a nivel familiar como comunitario, por una razón económica (no ceder la plusvalía y poder generar riqueza en tu comunidad más cercana), por seguridad (reducir la dependencia del frágil mecanismo logístico de la sociedad industrial), por razones medioambientales (localizar la economía ayudará sustancialmente a frenar el deterioro medioambiental) y por principios éticos (el desconocimiento de los métodos de producción de buena parte de los productos que consumimos despierta grandes dudas sobre la ética que hay tras ellos).

Autoproducción y crisis económica

La mejor manera de crear trabajo es creándotelo tu mismo, pero no en el sentido que intentan aplicar las élites, de un emprendimiento casi siempre basado en parámetros muy financieros, sino en el del auténtico trabajo, aquí y ahora, la autoproducción.

La creatividad y el trabajo en red se configuran como las mejores armas para innovar, guíadas por nuevas éticas, que configuran un nuevo marco mucho más amplio que el definido por algunos pioneros de la autosuficiencia y la permacultura

La necesidad de "crear economía" a nivel local, innovando desde el marco definido por las comunidades físicas, su capacidad para gestionar conocimiento en red y aprovechar los recursos locales de forma sostenible, marcará las diferencias entre nivel de vida y sustentabilidad. La tecnología jugará un papel crucial.

En la sociedad del conocimiento, la comunidad se convierte en el agente económico principal, combinando conocimiento, producción y consumo, en el entorno comunitario, que tendrá un ámbito local físico y global virtual. El factor trabajo se convierte en la clave, el factor capital deja de tener importancia, ya que la propia comunidad es capaz de generar crédito entre sus miembros.

Autoproducción para la producción de "casi todo"
Entornos principales para la autoproducción
  • Habitat: el entorno más cercano a cada familia se convierte en un campo de trabajo para la autoproducción. Entender las relaciones de la naturaleza es la clave para poder aprovecharlas en nuestro beneficio de forma sustentable y rentable. Cuidar el habitat debería ser uno de los principios de supervivencia que debería de enserñarse desde la infancia 
  • Sociedad red: es la herramienta que nos proporciona conocimiento, la base para generar innovación y compartirla. La sociedad digital es uno de los mayores avances tecnológicos en la humanidad 
En nuestro proyecto definimos la unidad básica de producción que hemos denominado el Kit de Autoproducción, como herramienta básica de una economía que se construye desde lo pequeño y más básico apoyada en la autoproducción, y que está formado por los diferentes elementos necesarios para cubrir las necesidades de un núcleo familiar, relacionados entre sí: vivienda, instalaciones, taller-garage, almacenes, huerta, establos y naturaleza autóctona. La permacultura y el trabajo en red son los métodos principales que estamos utilizando para el desarrollo del proyecto.

Niveles organizativos para la autoproducción

El proceso de autoproducción se puede estructurar en tres capas:
  • Autoproducción familiar (célula): el objetivo debe ser cubrir las necesidades más básicas: energía, agua y alimentación. El conocimiento está en la red. La tecnología de bajo impacto ya está disponible. El medio ambiente y nuestra salud necesita re-localizar la actividad económica primaria. No se trata de volver a la edad media, se trata de ser capaces de cubrir las necesidades básicas destinando entre 2 y 4 horas diarias de trabajo, utilizando estrategias naturales y algo de tecnología. 
  • Producción comunitaria (tejido): varias células se asocian para autoproducir apalancando las economías de escala y la especialización. Por supuesto, también se asocian para consumir de forma colaborativa, obteniendo ventajas por volumen de compra y el macheo eficiente de necesidades. La plataforma de intercambio (mercado, moneda,...) es la clave para facilitar el desarrollo de la economía comunitaria. Parte de los servicios que en estos momentos presta el estado, se "mutualizan" entre la comunidad. 
  • Producción en red (redes): la célula y/o la comunidad deben tejer redes, para alimentar el conocimiento y para crear mercados, que permitan apalancar la diversidad del conocimiento comunitario. Las redes digitales se convierten en la plataforma por excelencia. El nuevo industrialismo localizado es posible gracias al modo de producción P2P. 



    No hay comentarios: