inventa tu propio trabajo: autoproducción, comunidad y redes


Un amigo está escribiendo una tesis que ha titulado ¿Estamos ante el fin del empleo como lo hemos conocido? y sobre la que me ha pedido mi opinión. Voy a intentar sintetizar mi visión sobre un tema central en el que llevamos un largo tiempo reflexionando.




Creo que estamos ante un nuevo paradigma en lo que se refiere al empleo y el trabajo, aunque realmente nos enfrentamos a la necesidad imperiosa de descubrir un paradigma distinto de todos los factores de producción: tierra, trabajo y capital. Los nuevos modelos emergentes se basarán en un iteración diferente de las que hemos conocido de estos factores. 

¿Cual es la mejor estrategia para terminar con el paro?

Aquella que pudiera permitir a cualquier persona "inventar" su propio trabajo.

¿Eso no es lo que están "vendiendo" los políticos sobre los emprendedores?

No. El modelo actual de emprendedores es del modelo del "sueño americano", que se basa en que el éxito de algunos será suficiente para motivar a muchos, para perseguir el éxito. En la ecuación entran las rondas de financiación y en definitiva, el componente financiero se convierte en la meta última del proyecto. Por supuesto, emprededores también son los que montan cooperativas, proyectos con responsabilidad social, y cualquier otra alternativa organizativa, aunque sean relegados a la marginalidad por el capitalismo de estado.

Pero, ¿Que es el trabajo?

En la Wikipedia: El trabajo puede definirse como la ejecución de tareas que implican un esfuerzo físico o mental y que tienen como objetivo la producción de bienes y servicios para atender las necesidades humanas. El trabajo es por tanto la actividad a través de la cual el hombre obtiene sus medios de subsistencia por lo que tiene que trabajar para vivir o vive del trabajo de los demás.

¿Puede una persona o una comunidad de personas "inventarse" como producir los bienes y servicios para atender las necesidades humanas?

Si. Hay una manera diferente de organizar la producción, combinando el saber antiguo y la tecnología (ese factor que muchos autores consideran el cuarto factor productivo), creando un estrategia de cambio de abajo  arriba, tratando de "acaparar" la mayor parte de la plusvalía posible. La autoproducción se convierte en la estrategia más eficiente desde el punto de vista económico, de calidad de vida y de impacto medioambiental. La clave de este modo de producción es la gestión del conocimiento. El proceso de autoproducción se puede estructurar en tres capas:
  1. Autoproducción familiar (célula): el objetivo debe ser cubrir las necesidades más básicas: energía, agua y alimentación. El conocimiento está en la red. La tecnología de bajo impacto ya está disponible. El medio ambiente y nuestra salud necesita re-localizar la actividad económica primaria. No se trata de volver a la edad media, se trata de ser capaces de cubrir las necesidades básicas destinando entre 2 y 4 horas diarias de trabajo, utilizando estrategias naturales y algo de tecnología.
  2. Producción comunitaria (tejido): varias células se asocian para autoproducir apalancando las economías de escala y la especialización. Por supuesto, también se asocian para consumir de forma colaborativa, obteniendo ventajas por volumen de compra y el macheo eficiente de necesidades. La plataforma de intercambio (mercado, moneda,...) es la clave para facilitar el desarrollo de la economía comunitaria. Parte de los servicios que en estos momentos presta el estado, se "mutualizan" entre la comunidad.
  3. Producción en red (redes): la célula y/o la comunidad deben tejer redes, para alimentar el conocimiento y para crear mercados, que permitan apalancar la diversidad del conocimiento comunitario. Las redes digitales se convierten en la plataforma por excelencia. El nuevo industrialismo localizado es posible gracias al modo de producción P2P. La expansión óptima de las redes digitales no es posible con la actual organización de estados-naciones.
¿Podemos imaginar un mundo basado en estos parámetros o nuestro futuro pasa por el modelo Chino?

Hablamos de innovación, de riesgo, de reinterpretar cuales son los espacios comunales, entre los que incluyo los factores de producción tierra y capital, que pueden ser utilizados con combinaciones diferentes, y, en definitiva de crear una nueva cultura. La oportunidad reside en estar en uno de los lugares sometidos a un estres sistémico extremo, lo que obligatoriamente despierta los más fuertes instintos de supervivencia.




5 comentarios:

Silvia Garcia dijo...

Coincido plenamente en que todo pasa por que cada persona pueda 'inventarse' su propio empleo y para llegar ahí es necesario modificar estructuralmente el sistema. Las mismas empresas que luchan por mercados laborables flexibles luchan también por conseguir políticas proteccionistas y por la aprobación de leyes que les permitan establecer barreras de entrada contra actores espontáneos-emprendedores-artesanos. Hemos ido a un modelo hipercomplejo en el que cualquier actividad está regulada, parametrizada y es prácticamente imposible iniciar nada que no requiera debido a la burocracia y la regulación, una financiación externa (rondas, socios....). Así la economía no se puede desarrollar, el intervencionismo debe desaparecer, al igual que los Estados, para dar paso a una nueva economía en red, más flexible y orientada al desarrollo y binestar de la comunidad, de lo local.

----- jorge juan ---- dijo...

La autoproducción no está regulada, o no debería estar regulada, porque mataría toda iniciativa.

Desde luego, hay algunos casos muy preocupantes, como los estados de EEUU que han prohibido la recogida de agua de lluvia o la autoproducción hortícola.

En los próximos años viviremos una lucha tremenda entre el capitalismo de estado, con su privilegios, y los off de grid, que deciden vivir cosechando

Silvia Garcia dijo...

la regulación de la autoproducción está en marcha, es una tendencia de los estados, ya que saben que su modelo se desmorona en cuando una masa crítica suficiente salga del sistema. además de USA, Francia ha impuesto ya la prohibición de almacenamiento de semillas, en España no tiene la cédula de habitabilidad sino tienes el boletín eléctrico de haberte enganchado a la red, ... lejos de promover la iniciativa, la están matando.

----- jorge juan ---- dijo...

Para luchar contra la regulación contra la autoproducción necesitamos activismo, pero también obtener "éxitos" en el mercado abierto.

Solo necesitamos un pequeño espacio de libertad para conseguir innovar

----- jorge juan ---- dijo...

[...]Ahora es posible abolir el trabajo y reemplazarlo, hasta donde sirve a propósitos útiles, con una multitud de nuevos tipos de actividades libres. Abolir el trabajo requiere ir hacia él desde dos direcciones, cuantitativa y cualitativa. Por el lado cuantitativo, hemos de recortar masivamente la cantidad de trabajo que se hace. En la actualidad, la mayor parte del trabajo es inútil o peor, y deberíamos deshacernos de él. Por el lado cualitativo -y pienso que esta es la base del asunto, y el punto de partida nuevo y revolucionario- hemos de tomar el trabajo útil que queda y transformarlo en una agradable variedad de pasatiempos parecidos al juego y la artesanía, que no se puedan distinguir de otros pasatiempos placenteros, excepto que sucede que generan productos útiles. Sin duda eso no los hará menos estimulantes. Entonces, todas las barreras artificiales del poder y la propiedad se vendrían abajo. La creación se convertiría en recreación. Y podríamos dejar de vivir temerosos los unos de los otros.

[...]Lo que realmente deseo es ver el trabajo convertido en juego. Un primer paso es descartar las nociones de un "empleo" y una "ocupación". Incluso las actividades que ya tienen algún contenido lúdico lo pierden si se reducen a empleos que ciertas personas, y sólo esas personas, se ven forzadas a hacer excluyendo cualquier otra cosa. ¿No es raro que los campesinos trabajen dolorosamente en los campos mientras sus amos van a casa cada fin de semana y se ponen a cuidar de sus jardines? Bajo un sistema de festejo permanente, presenciaremos una Edad de Oro de la creatividad que hará pasar vergüenza al Renacimiento. No habrá más empleos, sólo cosas que hacer y gente que las haga.

La abolición del trabajo de Alex Corrons.