¿el fin de la paz social?


España (al igual que la mayoría de los países occidentales) arrastrada por la facilidad de obtener capital en los mercados internacionales, en nuestro caso gracias a estar dentro de la cesta del euro, creó una economía ficticia, tanto pública como privada, que estalló cuando se puso en duda la capacidad de repago de las deudas ante la ausencia de crecimiento económico. 

Esta abundancia irresponsable del crédito permitía artificialmente ese bienestar que disfrutó la sociedad en los últimos años. Es fácil tener paz social y bienestar cuando el dinero fluye.

Ahora nos toca reinvertarnos en un proceso que será necesariamente largo y doloroso, y donde España tiene que ser capaz de evolucionar hacia otro modelo económico todavía por descubrir, sin despertar esos fantasmas que siempre nos han acechado y del cual el ejemplo más evidente es la guerra civil del 36. 

Desde mi punto de vista, la incipiente sociedad red jugará un papel crucial en la definición de ese nuevo modelo, al igual, que lo jugará como "demoledor" de lo que ya no funciona. Los cambios económicos precederán a los políticos y sociales.




No hay comentarios: