la insurgencia contra el sistema se expande rapidamente


No menospreciemos el movimiento tipo quincemista que se lanza en EEUU, impulsado por la notoriedad de los movimientos precedentes en los países árabes mediterráneos, Grecia, España con su puerta del sol y el último en Israel.

Lo que tienen en común:


¿No os dais cuenta que lo que hay que hacer es buscarse la vida? 

Se activista pero también construye tu futuro, nadie lo hará por tí. Posicionate contra la crisis, para ello tendrás que hacer una profunda reflexión que te requerirá un sustancial esfuerzo.

El estado no te va a ayudar, si no que intentará mantener las cosas como están.

Piensa quien es tu tribu y comienza a organizarte. Son los mercados los que han sentenciado el cambio, o sea, la conjunción de todos los compradores y vendedores del globalizado mundo, no la política o las entidades financieras.





4 comentarios:

Silvia dijo...

Creo que el gran error de todos estos movimientos es la falta de objetivos. Si estuviesen organizados para conseguir uno o varios objetivos concretos, podrían canalizar sus esfuerzos hacia un punto determinado, sin embargo, si lo que hay detrás de una protesta, es la protesta en sí, al principio hacen ruido, pero no va más allá de una 'rabieta'. Estoy de acuerdo que para marcar objetivos, lo primero que deberían hacer es reflexionar sobre el modelo social que lucharían por tener.

----- jorge juan ---- dijo...

Veremos hasta donde llega la "rabieta" se sigue aumentando el desempleo y recortadose el estado de bienestar, como va a suceder.

José Miguel Gil dijo...

...es un llanto social... Los niños de pequeños cuando están molestos lloran, aunque aún no sepan si lo que les incomoda es que tienen hambre, sueño, frío o dolor de tripa. No tienen otra forma de comunicarse, y es lo que está sucediendo, cuando la gente está molesta "llora" y se manifiesta, y monta un pollo que cuanto más gran de pueda ser, mejor. Pero claro, primero tienes que saber lo que te pasa, después decirlo, y para terminar, ya, si eres un poco mayor, saber qué hacer para cambiarlo...

Quedan tantos pasos...

El problema es que las actuales democracias no tienen un botón de auto-eyección que el pueblo pueda pulsar para mandar a tomar viento al partido en el poder, con la penalización de no poder volver a gobernar en la siguiente legislatura tras la convocatoria de elecciones pertinente. Estas democracias están blindadas a cal y canto, autoprotegidas por unas leyes hechas para perpetuar la especie, y las manifestaciones no son capaces de mutar su ADN pero ni un poquito.

Pero bueno, hacen ruido, la gente sabe de ellas, pero al final nos estamos acostumbrando y terminamos pensando que cuándo le pondrán el chupete al niño...

Como dice Silvia, probablemente para que esto tenga un impacto notable hace falta una organización mejor y un foco más claro. A lo mejor con algo de tiempo llegamos a ese punto...

Yo voy a estar pendiente... ;)

P.D.: Por cierto, vimos el domingo una manifestación de indignados a las puertas de Notre Dame. Casi no pudimos entrar a verla. A la salida ya no estaban...Ni rastro... En fin, la globalización es lo que tiene...

----- jorge juan ---- dijo...

Me ha gustado la auto-eyección... con ese gadget las cosas serían de otra manera :-)

Gracias por tu comentario