la economía postcapitalista: como decrecer creando progreso


Continuando con la visión del nuevo modelo económico que viene, o al menos, el que algunos estamos asumiendo como la nueva forma de entender la economía, intento hacer una reflexión sobre la caída del paradigma del modelo que está descomponiendose, el basado en el crecimiento ilimitado. La propia existencia del crédito implica un crecimiento constante para que "salgan los números".

El ahorro y la búsqueda de la eficiencia se convierte uno de los parámetros clave en la nueva economía que se está asentando tras la implosión del sistema. 

Financieramente tiene el mismo efecto no gastar que ingresar. Se trata de tener menos necesidades, de buscar la eficiencia en absolutamente todo.

Una familia tendrá que ver como consigue la eficiencia intentando autoproducir, y por tanto, acaparando la plusvalía, de todo lo que pueda. El punto de partida debe de ser las necesidades básicas: alimento, energía y vivienda, pero no será necesario ir más allá. 

Todo ahorro conseguido o eficiencia se convierte en progreso, y la "no necesidad" de generar los ingresos de la parte ahorrada es asimilable al trabajo, a la creación de empleo. No necesitar una renta es como haberla generado, ganando por el camino tiempo y costes medioambientales. 

Una célula familiar se "apalanca" sin endeudarse participando en una comunidad, creando un tejido que también buscará la eficiencia. Trabajar menos por más, cubriendo las necesidades de la comunidad.

Una comunidad se "apalanca" sin tener que endeudarse intercambiando e interactuando con otras comunidades. Esto es el mercado, en el que cada uno, por supuesto, tratará de maximizar su beneficio. La plusvalía existirá cuando exista una demanda que quiera pagarla. 





No hay comentarios: