la cadena de bloques como una tecnología disruptiva en el negocio bancario


Several central banks, including the Bank of England, the People’s Bank of China, the Bank of Canada and the Federal Reserve, are exploring the concept of issuing their own digital currencies, using the blockchain technology developed for Bitcoin. Skeptical commentators suspect that their primary goal is to eliminate cash, setting us up for negative interest rates (we pay the bank to hold our deposits rather than the reverse).

But Ben Broadbent, Deputy Governor of the Bank of England, puts a more positive spin on it. He says Central Bank Digital Currencies could supplant the money now created by private banks through “fractional reserve” lending – and that means 97% of the circulating money supply. Rather than outlawing bank-created money, as money reformers have long urged, fractional reserve banking could be made obsolete simply by attrition, preempted by a better mousetrap. The need for negative interest rates could also be eliminated, by giving the central bank more direct tools for stimulating the economy.

Blockchain Is the Most Disruptive Invention Since the Internet Itself“:
The blockchain is a simple yet ingenious way of passing information from A to B in a fully automated and safe manner. One party to a transaction initiates the process by creating a block. This block is verified by thousands, perhaps millions of computers distributed around the net. The verified block is added to a chain, which is stored across the net, creating not just a unique record, but a unique record with a unique history. Falsifying a single record would mean falsifying the entire chain in millions of instances. That is virtually impossible.
In a speech at the London School of Economics in March 2016, Bank of England Deputy Governor Ben Broadbent pointed out that a Central Bank Digital Currency (CBDC) would not eliminate physical cash. Only the legislature could do that, and blockchain technology would not be needed to pull it off, since most money is already digital. What is unique and potentially revolutionary about a national blockchain currency is that it would eliminate the need for banks in the payments system.

Money recorded on a blockchain is stored in the “digital wallet” of the bearer, as safe from confiscation as cash in a physical wallet. It cannot be borrowed, manipulated, or speculated with by third parties any more than physical dollars can be. The money remains under the owner’s sole control until transferred to someone else, and that transfer is anonymous.

Rather than calling a CBDC a “digital currency,” says Broadbent, a better term for the underlying technology might be “decentralised virtual clearinghouse and asset register.” 

One novel possibility he suggests is that everyone could hold an account at the central bank. That would eliminate the fear of bank runs and “bail-ins,” as well as the need for deposit insurance, since the central bank cannot run out of money. Accounts could be held at the central bank not just by small depositors but by large institutional investors, eliminating the need for the private repo market to provide a safe place to park their funds.

Perhaps, but here is another idea. What if the central bank supplanted not just the depository but the lending functions of private banks? A universal distributed ledger designed as public infrastructure could turn the borrowers’ IOUs into “money” in the same way that banks do now – and do it more cheaply, efficiently and equitably than through banker middlemen.

In a public blockchain system, this shell game could be dispensed with. The borrower would be his own banker, turning his own promise to repay into money. “Smart contracts” coded into the blockchain could make these transactions subject to terms and conditions similar to those for loans now. Creditworthiness could be established online, just as it is with online credit applications now. Penalties could be assessed for nonpayment just as they are now. If the borrower did not qualify for a loan from the public credit facility, he could still borrow on the private market, from private banks or venture capitalists or mutual funds. Favoritism and corruption could be eliminated, by eliminating the need for a banker middleman who serves as gatekeeper to the public credit machine. The fees extracted by an army of service providers could also be eliminated, because blockchain has no transaction costs.

In a blog for Bank of England staff titled “Central Bank Digital Currency: The End of Monetary Policy As We Know It?”, Marilyne Tolle suggests that the need to manipulate interest rates might also be eliminated. The central bank would not need this indirect tool for managing inflation because it would have direct control of the money supply.

A CBDC on a distributed ledger could be used for direct economic stimulus in another way: through facilitating payment of a universal national dividend. Rather than sending out millions of dividend checks, blockchain technology could add money to consumer bank accounts with a few keystrokes.

The central bank would be creating money on its books in response to demand by borrowers, just as private banks do now. But loans for speculation would be harder to come by, since the leveraging of credit through the “rehypothecation” of collateral in the repo market would be largely eliminated. Blockchain eliminates this shell game by eliminating the settlement time between trades. Blockchain trades occur in “real-time,” meaning collateral can be in only one place at a time.

B]lockchain won’t just kill banks, brokers and credit card companies. It will change every transactional process you know. Simply put, blockchain eliminates the need for clearinghouse entities of any kind. And that means a revolution is coming, a fundamental sea change in the way we do business.





planteamientos ante el colapso civilizatorio


Estamos en una situación sin precedentes. Tal y como subrayó Tainter, jamás ninguna civilización anterior ha logrado sobrevivir al tipo de situación en la que estamos (es decir: a las puertas de un colapso civilizatorio global). Sin embargo, las personas que vivieron en esas civilizaciones eran en su mayoría labriegos y tenían la red de seguridad de que su fuente de energía era 100% solar, fotosíntesis para alimentos, fibras y madera - así que ellos siempre tenían una escapatoria a pesar de estar en condiciones muy duras. Nosotros ya no tenemos una red de seguridad; nuestros sistemas completos de producción de alimentos son casi completamente dependientes de la energía neta del petróleo, la cual está en proceso de caerse al suelo y nuestros sistemas de suministro de alimentos no pueden afrontar quedarsesin ella.

Nuestra situación, debido a que acabamos de comenzar a deslizarnos por el abismo termodinámico de los combustibles fósiles, de manera similar requiere tal nexo si al finaltenemos éxito en el cambio a un "nuevo reservorio de energía". Sólo centrándonos en la termodinámica y la tecnología no será suficiente. El tipo de cambio de paradigma al que hago referencia integra la tecnología, las innovaciones sociales y la innovación en relación con la psique humana sobre las maneras de evitar el fallo cognitivo.





economía ecológica: la ciencia de la gestión de la sostenibilidad


Hoy en día el objetivo de empujar la economía de las sociedades humanas hacia bases más sostenibles es asumido con generalidad en los documentos de los organismos y agencias internacionales. La economía ecológica se define como la ciencia de la gestión de la sostenibilidad. La sostenibilidad o viabilidad en el tiempo de un sistema viene marcada por sus intercambios con el entorno físico, que escapan a la red analítica usual de los economistas.

Una gestión que además de ser económica pretenda ser sostenible ha de preservar el sistema considerado de estados críticos derivados tanto de la falta de recursos como de exceso de residuos. Ello teniendo en cuenta que los residuos generados dependen de los recursos utilizados en los procesos, por la que la preocupación por la viabilidad de un sistema deber abordar conjuntamente ambos extremos.

El hecho de que la Tierra sea un sistema abierto en energía, pero cerrado en materiales, unido a que, por lo general, resulta bastante más fácil convertir materiales en energía que energía en materiales, hace que la gestión de estos sea a largo plazo el problema económico más delicado, tanto desde el punto de vista de los recursos, como de los residuos, aunque la mayor entropía o desorden referente a los materiales está relacionada con el aumento de la temperatura ambiente originada por la contaminación térmica que trae consigo el uso de los combustibles fósiles. 

Habida cuenta que los organismos necesitan degradar energía y materiales para mantenerse en vida, el único modo de evitar que ello redunde en un deterioro entrópico de la Tierra pasa por articular esa degradación sobre el único flujo de energía renovable que se recibe, el procedente del sol y sus derivados, manteniendo un reciclaje completo de los ciclos de materiales, como el fenómeno de la fotosíntesis. Tres hechos hacen especialmente interesante y ejemplar, desde el ángulo de la gestión de recursos, la transformación de materiales y energía en la fotosíntesis: la energía necesaria procede de una fuente que a escala humana puede considerarse inagotable asegurando así la continuidad del proceso, segundo, los convertidores que permiten la transformación de la energía solar en energía de enlace, las plantas, se reproducen utilizando para ello esa misma fuente renovable, sin necesidad de recurrir a energía derivadas de desorganizar los stocks de materiales existentes en la Tierra y originar problemas de contaminación, y, el tercero, es que los desechos vegetales, tras un proceso de descomposición natural, se convierten en recursos fuente de fertilidad, al incorporarse al suelo en forma de humus, cerrándose así el ciclo de materiales vinculado al proceso.

La cuestión estriba en que la economía de los hombres sepa aprovecharse de la energía solar y sus derivados renovables para cerrar los ciclos de materiales, posibilitando que los residuos se conviertan otra vez en recursos y evitando el progresivo deterioro de la corteza terrestre que actualmente se opera por dispersión de recursos y contaminación de residuos.


Enlaces relacionados en este blog:





el Peal Harbour del Petróleo




El mundo industrial globalizado, y por extensión todos nosotros, no "vivimos" de los recursos fósiles sino de la energía neta entregada por el sistema energético global; y si también tenemos en cuenta que, en esta materia, los combustibles para el transporte derivados del petróleo son la clave, ya que sin ellos, ninguno de los otros recursos fósiles y nucleares pueden ser movilizados y el propio mundo industrial globalizado no puede funcionar.

La industria energética global es directamente la principal víctima de la termodinámica, y dentro de la industria energética global, la industria del petróleo es clave ya que ésta es la primera en llegar al límite termodinámico de la extracción de recursos y, ya que la industria petrolera condiciona la viabilidad de las demás componentes de la industria energética global, en su estado actual y dentro del marco de tiempo restante, estas componentes no pueden sobrevivir al eventual colapso de la industria del petróleo. Por otro lado, el mundo industrial globalizado se ve afectado por el declive termodinámico con un desfase, principalmente porque está amortiguado por la deuda - por lo que para cuando el impacto del colapso termodinámico de la industria del petróleo se vuelva innegable será demasiado tarde para hacer algo al respecto.

El mundo industrial globalizado ha estado viviendo en un permanente incremento de la deuda total desde alrededor del tiempo en que la energía neta del petróleo per cápita alcanzó su punto máximo a principios de 1970. La crisis de 2007-08 fue un disparo de advertencia. Desde 2012, hemos entrado en la última etapa de esta triste saga - cuando la industria del petróleo comenzó a usar más energía (uno debería hablar de hecho de exergía) dentro de sus propias cadenas de producción que lo que entrega al mundo industrial globalizado. Desde ese punto en adelante recuperar el actual sistema financiero fiduciario ya no es factible.

A finales del 2014 vi el comienzo de la caída de los precios del petróleo como una señal de una pantalla de radar. Siendo muy conscientes de que las Tasas de Retorno Energético combinadas (TRE, que en inglés se designa por las siglas EROEI) del petróleo y gas ya habían pasado por debajo del umbral mínimo de 10:1 (el umbral mínimo que se cree necesario para mantener una sociedad similar a la actual), entendí que este crash fue diferente de los anteriores: los precios estaban decamino hacia el suelo. Entonces me di cuenta quelo que TGH había anticipado estatendencia meses antes, que su análisis era robusto y estaba siendo corroborado por el mercado tanto antes como después.

Hasta 2012, el factor determinante del precio del petróleo era el coste total de la energíaconsumida por la industria del petróleo. Hasta entonces el mundo industrial globalizado podía soportar más o menos felizmente la traslación de esos costes al precio del petróleo, en un valor alrededor o por encima de los 100 $/barril. Éste ya no es el caso. Desde 2012, elfactor determinante del precio del petróleo es lo que el mundo industrial globalizado puede permitirse el lujo de pagar a fin de seguir siendo capaz de generar un crecimiento residual del PIB (y en tiempo prestado) bajo la influencia de una Reina Roja que se está quedando sin "aliento" termodinámico. Yo llamo el proceso en que estamos un "Pearl Harbor del Petróleo", el cual tiene lugar en una especie de cámara lenta fantasmagórica. Esto ya no es recuperable. Dentro de unos diez años la industria del petróleo como la conocemos se habrá desintegrado. El mundo industrial globalizado está actualmente sin defensa para afrontar esta amenaza.

El petróleo representa alrededor del 33% del consumo mundial de energía primaria (datos del anuario estadístico de BP). Los combustibles fósiles representaron alrededor del 86% de la energía primaria total en 2014. Sin embargo, el carbón, el petróleo y el gas no son como tres cajas cuidadosamente colocadas una al lado de la otra desde las cuales la energía fluye como por arte de magia, como la mayoría de los economistas asumen.

En el mundo real (es decir, fuera del mundillo en que los economistas viven), las cadenas de suministro de energía forman redes, y bastante complejas. Por ejemplo, se necesita electricidad para elaborar muchos productos derivados del petróleo, el carbón y el gas, mientras que la electricidad se genera sustancialmente de carbón y gas, y así sucesivamente. Más concretamente, como se señaló anteriormente, debido a que el 94% de todo el transporte es a base de petróleo, el petróleo se sitúa en la raíz de todo el conjunto completo de redes energéticas complejas y globalizadas. La minería del carbón, su transporte, su procesamiento y su uso depende sustancialmente de los combustibles de transporte derivados del petróleo; y lo mismo ocurre con el gas [3]. Lo mismo se aplica a las plantas nucleares. Por tanto, el colapso termodinámico de la industria petrolera, que ya está en marcha, no sólo es probable que haya culminado dentro de unos 10 años sino que también se encuentra en proceso de desencadenar un efecto dominó.

En la actualidad, y en el futuro previsible, no tenemos sustitutos de los combustibles derivados del petróleo que se usan en el transporte que se puedan implementar en el tiempodisponible y que sean asequibles para el mundo industrial globalizado. En otras palabras, el mundo industrial globalizado está cayendo en una trampa termodinámica, en este momento. Como señaló recientemente B. W. Hill, "Para producir petróleo, el mundo está gastando 2.3 billones de dólares por año más que lo que se gana cuando se vende ese petróleo. Ahoramismo el mundo está perdiendo una gran cantidad de dinero para mantener su dependencia del petróleo".