el peak oik está aquí



El problema de fondo es la denominada espiral de la energía. Debido al envejecimiento de los yacimientos en explotación y la poca calidad y gran dificultad de explotación de los nuevos yacimientos, intentar mantener nuestro sistema económico como si no pasara nada nos aboca a un descenso energético traumático, un movimiento en espiral en el que hay momentos en los que los bajos precios del petróleo llevan a la ruina a los productores y se destruye oferta, y otros en los que los altos precios del petróleo arruinan a la economía en general y se destruye demanda. No existe un punto de equilibrio, un precio de convenga al mismo tiempo a productores y consumidores, porque los costes de producción son ya tan elevados que la sociedad no se los puede permitir. En definitiva, no podemos mantener un sistema económico-social que se basa en un consumo creciente de energía abundante y barata porque, simplemente, la energía abundante y barata se acabó (y no ahora, sino hace más de 10 años).

Eso no quiere decir que estemos condenados al apocalipsis y al fin de nuestra civilización; desde luego no, si no es lo que queremos. Hay alternativas, muchas más de las que nos pensamos, muy serias y que merecen ser exploradas, desde la economía ecológica a la de estado estacionario, pasando por un montón de iniciativas a escala local como las ecoaldeas o el movimiento de transición. 

[...] EE.UU. ha apostado por apuntalar el fracking porque, de ese modo, puede mantener su propia hegemonía política por más tiempo mientras se va prefigurando el mundo del futuro. En esa visión tan estrecha y rígida de las cosas, la única alternativa realista en el medio plazo es el conflicto y la guerra. Sin embargo, es necesario insistir, ni el conflicto interno en los países ni la guerra entre países es una necesidad material. No, en absoluto; es una decisión de carácter político: se prefiere ir a la turbulencia social y al desastre militar que abordar una alternativa postcapitalista. Se trata de una decisión; una decisión horrible, sí, pero perfectamente consciente y premeditada, a la cual la mayoría ciudadana da su tácita aquiescencia. 

[...] En este contexto, la decisión completamente unilateral y extemporánea de Donald Trump de romper el acuerdo nuclear con Irán no parece tan alocada y absurda como a algunos les podría parecer. A pesar de que probablemente Irán ha superado ya su propio peak oil, un conflicto en el país persa serviría para disparar rápidamente el precio del petróleo y darle un balón de oxígeno a la necesitada industria del frackingestadounidense, y de paso aliviaría las necesitadas arcas de países aliados como Arabia Saudita (o las aún más necesitadas arcas de Argentina, único país aparte de los EE.UU. que explota el fracking a una escala significativa y que la semana pasada tuvo que pedir ayuda al Fondo Monetario Internacional).

[...] La tentación de dedicarse al pillaje de los despojos de la era del petróleo es muy grande, porque ésa es la actividad energéticamente más rentable en un mundo en declive; el problema es que el espejo de la guerra le devolverá a Europa su imagen deforme. ¿Y qué hará España? España ante el colapso de su modo de vida no es previsible que haga algo diferente, aunque con suerte puede hacerlo peor.

[...] Se avecina una crisis económica y de las grandes; y lo peor es que tarde o temprano comenzará la crisis permanente, caracterizada por precios del petróleo muy inestables, continuamente bajando y subiendo en sucesión cada vez más rápida y una rápida caída de la producción industrial y aumento exacerbado del paro.

Fragmentos de Eppur Peak Oik, por Antonio Turiel




las criptomonedas se consolidad como activo financiero





Algunas de las últimas noticias sobre criptomonedas:
  • Un informe indica que el 15 % de los británicos quieren tener criptoactivos. Solo el 4 % tiene criptomonedas, en estos momentos. Por comparación, vemos que el 17 % de los británicos tienen acciones de bolsa
  • Un 8 % de los norteamericanos ya han operado en criptomonedas
  • Bitcoin ha caído un 68 % y ha subido, posteriormente, un 50 %. De representar el 50 % de la capitalización total del mercado global de criptomonedas, ahora solo representa un 36 %
  • Goldman Sachs confirma el inicio de operativa en criptomonedas en nombre de sus clientes, al contar con una base de clientes importante que quieren mantener criptomonedas como reserva de valor. También lanzará un forward, sin entrega
  • El Nasdaq quiere lanzar y consolidarse como un mercado de criptoactivos



REC: proyecto piloto de moneda social municipal




El ayuntamiento de Barcelona ha lanzado un proyecto piloto, financiado por la UE, emitiendo una criptomoneda basada en la cadena de bloques llamada REC (Recurso Económico Ciudadano), que funcionará con una aplicación de móvil y con una versión en tarjeta de plástico, que se probará entre 1000 familias durante un año y medio, emitiendo 1 millón y medio de euros de contrapartida.

El ayuntamiento se reserva la capacidad para emitir la moneda y hacer de cambista. Las familias que cobran algún tipo de bono social, recibirán el 25 % del bono en RECs, que podrán utilizar en comprar en tiendas autorizadas, con el objetivo de apoyar el comercio de proximidad. Las tiendas tendrán que cambiar la moneda con una paridad fija de 1 euro/REC en el ayuntamiento. Si alguien quiere comprar RECS lo puede hacer descargándose una aplicación que hace de cambista, a precio fijo.

El proyecto podría ser interesante si no fuera la propia Administración la que se reserva el derecho de emisión y cambio, en una suerte de prueba de una renta básica universal local. A parte, vemos otro problema ya que si quieren mantener un sistema de cambio fijo están destinados a fracasar. Del banco central estatal al banco central municipal. Nuestra opinión es que solo tendrán éxito los experimentos monetarios de redes entre pares. 

Más enlaces sobre Innovación Monetaria



reflexiones sobre el libro La Vida de 100 años




La hipótesis principal de este libro es que las generaciones actuales viviremos más de 100 años, lo que cambiará estructuralmente nuestras relaciones y la forma de entender el mundo. La vida de la sociedad industrialista basada en tres etapas: aprendizaje, trabajo y jubilación se convertirá en algo más líquido, al no ser posible dejar de aprender o ganar suficiente dinero para la mayoría de la sociedad para estar 35 años cobrando pensiones. El análisis lo mezcla con todo tipo de alusiones tecno-optimistas sobre inteligencia artificial, robots que nos hacen los trabajos, referencias al problema del cambio climático para el año 2100....

Es interesante como esta especie de libro de auto-ayuda escrita por financieros, simplifica los activos que puede tener un ser humano: activos productivos (reputación, compañeros, conocimientos), activos vitales (amistades regenerativas, salud, vida equilibrada) y activos tangibles (vivienda, dinero). 

Define como activos intangibles de la vida la familia, los amigos, la salud física y mental, las habilidades y los conocimientos, atribuyéndoles un valor, y nos "recomienda tener cuidado a la hora de elegir nuestras inversiones en activos intangibles por si pueden tener una repentina pérdida de valor". 

Reducir la existencia a conceptos basados en "activos" es una muestra del proceso de  disneyzación de nuestro modelo de vida, algo inherente a la corriente tecno-optimista de las élites, que creen tener las claves para conseguir mantener nuestro, bueno, realmente "el suyo", estilo de vida.

Siendo un libro de fácil e interesante lectura, te va haciendo reflexionar sobre diferentes aspectos de nuestro estilo de vida, creo que falla en la mayor, la hipótesis de partida, que vamos a vivir 100 años. Aunque la tendencia de aumentar la esperanza de vida no ha parado de incrementarse durante la época industrialista, se está poniendo en entredicho  en las últimas encuestas y creo que no incorporan elementos clave que harán, probablemente revertir con claridad la tendencia. Me refiero al colapso que vamos a vivir en nuestra generación, no en futuro lejano, al haber chocado abruptamente contra los límites físicos de la biosfera.

Con nuestra visión, echamos de menos algunos "activos" que te pueden hacer sobrevivir, como la visión, intuición, audacia, la capacidad de trabajar en comunidad o la habilidad para conectarte con un mundo orgánico, muy distinto del mundo artificial y cómodo de la ciudad. 

Nos llama la atención un par de figuras que describe en el libro: el "explorador" (viajero o nómada) y el "productor independiente" (emprendedor en general, no solo referido al que quiere dar un pelotazo). Ambos conceptos los presenta como algo nuevo de esta vida de 100 años, lo que nos lleva a pensar que los autores están descubriendo el mundo, pero ya estaba descubierto antes de los libros de autoayuda... Recomendamos leer las entradas "Vivir navegando" o  "Inventa tu propio trabajo". Así como lo que denomina el modelo de "crear un portafolio" no es más que el trabajo líquido del que hablaba David Boiller

De cualquier manera, algunos hemos tratado de vivir muchas vidas en una, con múltiples transiciones, simplemente cerrando y abriendo etapas cuando nos lo ha dictado el corazón. Y para vivir con esa intensidad, no hace falta tener 100 años. Parece como que si nos dan más tiempo, la vida nos puede ofrecer más alternativas, y no es así. Eso lo llevamos dentro, y solo hay que romper con las convenciones que nos han vendido desde que nacimos. 

Escriben los autores: "El regalo de una larga vida es, en definitiva, el regalo del tiempo. En este largo devenir del tiempo, es posible esculpir una vida llena de significado y de propósito."  En nuestro caso encontramos el "regalo del tiempo" cuando conseguimos sincronizarnos con los latidos de la madre tierra, y nos quitamos el ladrón del tiempo de la vida de la ciudad y la sociedad de consumo. Para conseguirlo no es necesario vivir 100 años...



sobre la reputación


Como cualquier otro activo intangible, la buena reputación se adquiere a lo largo del tiempo y requiere inversión, puede aportar valor de forma continuada, no puede ser comprada ni vendida y se puede depreciar rápidamente. Usted tendrá buena reputación  si históricamente de ha comportado de forma cooperativa y confiable, y tendrá mala reputación si se ha comportado de manera egoísta y decepcionante. La reputación está a la vista del espectador, son los demás quienes deciden si tiene o no buena reputación. ¿Cómo lo hacen? En parte, la reputación se confiere por asociación. Las personas que van a una universidad o trabajan en una compañía que supuestamente tienen buena reputación, se benefician por asociación, que indica a los demás que tendrán una buena reputación salvo que se demuestre lo contrario. [...] Aunque en la fase inicial estas asociaciones son importantes, la reputación, posteriormente, se confiere a través de las conductas que los demás pueden ver y comprobar. Las intenciones y los principios enunciados generan una expectativa, pero son las acciones las que fundamentalmente cimientan una reputación.

La importancia de esa estructura social en la creación y diseminación de la reputación significa que la reputación no es un activo que poseamos. En cambio, está creada por el conjunto de creencias, percepciones y evaluaciones que una comunidad forma en torno a nosotros. La consecuencia inevitable es que aunque una buena reputación es un valiosos activo intangible, también es un activo complejo. Mientras que es un producto de nuestra historia de comportamiento y tiene un importante impacto en nuestra capacidad de ser productivo, nunca está totalmente bajo nuestro control.  

Fragmentos del libro La Vida de 100 años. Lynda Gratton y Andrew Scott