la comunidad como alternativa a la organización del estado




El estado surge como una fórmula de organización y herramienta de asignación de recursos económicos durante el siglo XIX. Un grupo de personas que se agrupan bajo un paraguas que llaman nación, imaginan una comunidad a la que dotan de unos utensilios que les permiten gestionar algunos temas que son declarados como terreno común (educación, sanidad, defensa, justicia,...). El estado puede tener mayor o menor participación en la asignación de recursos, puede ser más planificador o menos de la actividad económica. Durante todo este tiempo el mundo entero se subdivide en comunidades imaginadas o naciones y los estados crean todo un entramado de relaciones con sus ciudadanos y entre ellos.

Pero, llega el siglo XXI, y el sistema comienza a mostrar fisuras, cada vez más importantes y entra en crisis, sobre todo porque no hay aparentemente ninguna alternativa, y entonces surgen los fantasmas de las guerras globales. 

¿Porque estamos viviendo el fin de los estados-naciones?

- Porque como instrumento de asignación económica no es la más eficiente en el entorno de crisis económica y medio ambiental en el que estamos inmersos
- Porque es fácil de fagocitar por redes clientelares, y se convierte en corrupto
- Porque su escala es demasiado grande para la cintura que necesita la sociedad para poder adaptarse y sobrevivir a los cambios que estamos viviendo
- Porque el estado centralizado choca contra la lógica de la red distribuida que existe en internet y la sociedad red
- Porque ha utilizado masivamente la deuda para financiarse y ha hipotecado el futuro de varias generaciones
- Porque la irrupción de la sociedad red, que ha facilitado la tribalización y la vuelta a la comunidad real, es incompatible con la idea de nación
- Porque la globalización ha creado serios problemas locales en casi todo el mundo, desconectando consumo y producción, que solo podrán ser solucionados desde lo pequeño y diverso, desde la comunidad local, no desde el paraguas de un estado 

¿Hacia donde vamos?

- La comunidad real se convierte en la organización con más futuro para conseguir adaptarse a los cambios con menores traumas y serán los verdaderos artífices del cambio económico y social, en un entorno que será obligatoriamente de decrecimiento económico, ante la escasez de recursos y la crisis medioambiental
- La gestión de la inteligencia colectiva será el activo más importante de una comunidad
- Veremos como muchos estados actuales se convierten en estados fallidos
- Los estados que sepan evolucionar serán los que sean capaces de descentralizarse 
- Muchas de las grandes ciudades actuales se convertirán en ciudades-estado. Muchas de las ciudades que conocemos, desaparecerán
- Las grandes estructuras para-estatales, como la Unión Europea, se desintegraran
- Vamos a mundo diverso, tanto en lo cultural como en las estructuras organizativas
- Localizar la economía física será la única estrategia para conseguir resiliencia
- El mundo globalizado seguirá creciendo en el entorno digital y permitirá la creación de todo tipo de comunidades
- Una misma persona podrá pertenecer a varias comunidades
- Los estados, en su proceso de descomposición, harán todo lo posible para sobrevivir, sobre todo la gente que depende de ellos, creando conflictos que puede ser de gran calado
- Se creará nuevos sistemas de relaciones entre las comunidades




JCoin, una criptomoneda emitida por bancos para montar un sistema de pagos


Un consorcio de bancos japoneses anuncian que van a lanzar una criptomoneda, J Coin, que se utilizaría para abaratar las transferencias bancarias, ofreciendo una convertibilidad 1 a 1 contra el yen. Las primeras versiones apuntan a que operará a través de una aplicación de smartphone gratuita y utilizando códigos QR. Parece que es una estrategia defensiva ante el éxito del sistema de pagos de Alibaba (Alipay), el mayor comercio on-line del mundo.

Enlaces relacionados:

Innovación monetaria



España se convierte en el campo de batalla de la post-verdad


España y Cataluña se ha convertido en el campo de batalla digital de las agencias de inteligencia de los principales países del mundo, sobre todo rusos y americanos. Lo que cuenta no es la verdad o la falsedad de las piezas de información, sino los retuits de los enlaces.